Biografía del autor Carlos Benítez Castelar

Nací en Madrid en los años del hambre, aprendí lo de entonces en colegio de curas y, sin ideas de futuro, me licencié en Derecho, estudiando poco pero divirtiéndome mucho dirigiendo el grupo de teatro de la Facultad, gozando en lo posible de los deleites terrenales y enzarzándome en acaloradas discusiones con otros chalados sobre el sentido de la vida y esas cosas.

 Luego, por lo de los garbanzos, ejercí de abogado durante un montón de años, con sorprendente éxito profesional.

Ahora, libre ya de las penosas obligaciones alimentarias, es tiempo de retomar mis aficiones culturales que, por otra parte, nunca olvidé del todo ya que, a principios de los ochenta creé una editorial, “Estaciones”, que, aparte de publicar unos cuantos libros de poesía, editó una excelente revista de literatura que llevaba el mismo nombre.

En ella tuve el placer de compartir su consejo de redacción con tres grandes escritores y maravillosos amigos, dos de ellos, el jujeño Héctor Tizón y el asturiano Jose Avello Flórez, desgraciadamente ya fallecidos. El tercero, el salteño Santiago Sylvester obtuvo más tarde el Premio Nacional de Literatura Argentina y es miembro de la Real Academia de aquel país.

Por aquel entonces publiqué Tren de cercanías un libro de poesía que, a pesar del tiempo, me sigue divirtiendo y que ahora está disponible en Amazon, en formato de libro electrónico, junto con mi primera novela, Parada y Fonda, un “bildunsgroman” o novela de formación con trasfondo histórico y semiocultas pinceladas autobiográficas centrado en los años finales del siglo XIX, del que en estas páginas doy alguna noticia.

Mi segunda novela, La cuestión de Palacio, de carácter plenamente histórico, centrada en el explosivo romance de la reina Isabel II con el general Serrano, a mediados del XIX, aparece publicada por la Editorial Áltera en su colección Lacre de novela histórica.

De la tercera novela, también histórica, en gestación, ya iré hablando cuando se tercie.